Seguimos muy pendientes de cómo evolucionan los pronósticos a medio plazo para los intereses de la península Ibérica, en lo que parece ser un posible cambio importante de patrón de cara al tramo final de este mes de enero y durante febrero.

Transcurre la semana y los principales modelos continúan mostrándose relativamente unánimes en sus sucesivas actualizaciones diarias, indicando una tendencia bastante inestable a partir de 22-24 de enero y en adelante.

Primero, con el descolgamiento sobre Europa occidental de una extensa región de bajas presiones y una masa de aire muy frío que traerá nevadas y un descenso evidente de temperaturas en España y, después, la configuración de un patrón atmosférico probablemente marcado por la llegada de precipitaciones desde el Atlántico, como veremos a continuación.

El otro día veíamos la impresionante unanimidad entre las previsiones americanas y europeas en mostrar un posible mes de febrero lluvioso para amplias zonas de la península Ibérica, pero hoy vamos a ver cómo el inicio de ese futuro cambio de patrón podría llegar finalmente la semana que viene.

Para ello, usaremos la reciente actualización de las previsiones semanales del modelo europeo, a tres semanas vista, donde podemos hacernos una idea de cómo podría desarrollarse lo que queda de este mes de enero y el comienzo de febrero.

Semana del 21 al 27 de enero: inicio del cambio

Casi con total seguridad, podemos ir confirmando ya que el inicio de este -tan anunciado- cambio de patrón se dará a lo largo de la próxima semana (21-27 enero), con un panorama bastante inestable en la península y en todo el sur de Europa, a diferencia de las latitudes altas del continente, donde se prevé una tendencia más seca.

De este ‘mapa de manchas’ realmente pueden sacarse conclusiones bastante precisas respecto al tipo de configuración atmosférica que podríamos tener para entonces, y por ello os hemos dibujado sobre el mismo mapa la posición aproximada de los centros de acción.

De este modo, lo más probable de cara a la próxima semana es que hablemos de, por un lado, esa profunda región de bajas presiones que acabará situada en algún punto del Mediterráneo central-occidental, pudiendo traer vientos, temperaturas muy frías y nevadas a muchas zonas de la península, mientras, por otro lado, la presencia de un anticiclón cerca de Escandinavia podría ejercer de bloqueo durante bastantes días consecutivos, como veremos más adelante.

El hecho de que los máximos de precipitación se muestren en la cara norte de la Cordillera Cantábrica y de Marruecos/Argelia, nos está indicando un dominio general de vientos del norte a medida que se descuelgue dicha borrasca y masa de aire muy frío sobre Europa entre los días 22-24 de enero.

Sin embargo, a medida que se desarrolle la situación, parece que el viento del noreste acabará imponiéndose en gran parte de Europa, con la formación de una importante lengua de aire muy frío continental, tal y como vemos en el mapa de portada de esta noticia.

Semana del 28 ene. al 3 feb: ¿precipitaciones atlánticas?

De cara a la semana siguiente, y ya con bastante incertidumbre dados los plazos, es probable que el desarrollo de esa retrogresión de aire muy frío a través de Europa hacia el Atlántico (ayudado por la baja mediterránea) acabe por generar alguna otra borrasca en las cercanías de la península, o bien que acabe llegando vía Azores al tener abiertas las ‘puertas del atlántico’.

Y es que el modelo parece insinuar una clara situación de poniente o suroeste, dado que se observan máximos de precipitación en la cara sur del Sistema Central, área de Galicia/norte de Portugal y puntos del estrecho/norte de Marruecos.

No sería la primera vez que una circulación retrógrada de aire frío a través de Europa acaba en un temporal de lluvias atlánticas a los pocos días, aunque en este caso no podemos saber mucho más de momento, por lo que habrá que esperar.

Mientras tanto, el anticiclón nórdico continuaría presente en latitudes altas bloqueando el paso habitual de borrascas y bombeando aire frío desde el entorno de Escandinavia-oeste de Rusia.

Semana del 4-10 de febrero: ¿persistencia de precipitaciones atlánticas?

En la semana siguiente, y aquí ya la fiabilidad es bastante más baja en términos generales, parece que se mantendría esa configuración de bloqueo en el norte del continente, permitiendo bastante actividad meteorológica en todo el sur europeo.

Con esta situación, por tanto, persistirían las lluvias en gran parte de la península Ibérica -o al menos en amplias zonas de la mitad oeste peninsular- de la mano de borrascas atlánticas y diversos frentes asociados.

En definitiva, tendencia a vigilar muy de cerca de cara a estas inmediatas semanas. Como estamos viendo a lo largo de todas estas publicaciones desde diciembre, todo se mueve bastante lento en líneas generales, pero poco a poco parece que los cambios pretenden ir confirmándose de una u otra manera. Seguiremos atentos.

 

Puedes seguirnos a través de nuestra cuenta de twitter (@MeteoIberiaEs) y en facebook (MeteoIberia.es), donde podrás enterarte al momento cada vez que publiquemos.

eltiempo@meteoiberia.es

COMENTA ESTA NOTICIA

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí