Tras un invierno sin lluvias destacables en la península o, al menos, sin una configuración lluviosa lo suficientemente duradera como para dar un buen ‘empujón’ a nuestros embalses, estos días da comienzo la entrada de un tren de borrascas atlánticas que promete regar la mayor parte del país con lluvias muy necesarias durante 6-8 días consecutivos.

La razón principal de este cambio de patrón es la formación de un extenso anticiclón entre Escandinavia y Groenlandia, que bloqueará el paso habitual de borrascas por latitudes altas para desviarlas por un camino mucho más al sur: a través de Azores y hasta el oeste de la península Ibérica.

Una tendencia claramente lluviosa que queda muy bien reflejada en el mapa de portada, en el que vemos cómo prácticamente todo el sur del continente europeo espera recibir una importante regada a corto y medio plazo.

Aquí en la península, será sobre todo en las regiones de la mitad oeste donde más agua recogeremos, con acumulados de unos 30-50 litros/m² en líneas generales, pero hasta más de 100-150 litros/m² fácilmente en zonas montañosas del noroeste peninsular bien orientadas a la entrada de dichas precipitaciones atlánticas.

Sucesión de frentes durante bastantes días

En la animación superior vemos la llegada del primer frente de esta configuración lluviosa -el de este viernes-, así como el carrusel de borrascas que, posteriormente, irá alcanzando la península entre este fin de semana y la próxima semana.

Con ello tendremos precipitaciones muy repartidas, tanto en forma líquida (lluvias) como sólida (nieve y granizo), incluso podrán ir acompañadas de tormentas. Eso sí, donde menos lloverá será en la fachada mediterránea (este/sureste peninsular y valle del Ebro), pues allí los frentes llegan ya muy desgastados tras cruzar la península.

Cabe destacar que en esta ocasión las precipitaciones no van a ser excesivamente abundantes en comparación con otros años, ya que esta situación de oestes se va a caracterizar sobre todo por la continuidad de las lluvias, y no tanto por las cantidades en sí, al menos en principio.

Además, esta inestabilidad generalizada y ambiente notablemente frío promete durar prácticamente toda esta primera quincena de abril, pudiendo incluso afectar al inicio de Semana Santa, aunque todavía no está del todo claro lo que pueda ocurrir en el transcurso de la misma.

Todo dependerá de por cuánto tiempo se mantenga el bloqueo anticiclónico en latitudes altas a lo largo del mes, y es algo que aún no está demasiado bien definido en las previsiones. Seguiremos atentos.

 

Puedes seguirnos a través de nuestra cuenta de twitter (@MeteoIberiaEs) y en facebook (MeteoIberia.es), donde podrás enterarte al momento cada vez que publiquemos.

eltiempo@meteoiberia.es

COMENTA ESTA NOTICIA

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí