•  
  •  
  •  
  •  

Desde hace ya bastantes días, los pronósticos a medio-largo plazo vienen mostrando una cierta tendencia inestable de cara a la segunda quincena de octubre; algo muy necesario para diversas zonas de nuestro país que atraviesan por una situación complicada en el campo y en las reservas de agua disponibles en los embalses.

Dicha tendencia es la clásica que habitualmente comienza a darse a estas alturas del año, y es el ‘asalto’ de aire cálido a zonas del Ártico o la formación de anticiclones de bloqueo en zonas polares, muy al norte, que provocan descuelgues de aire frío y bloquean el paso habitual de borrascas para desviarlas por regiones más meridionales.

En este caso, se intuye la formación de un bloqueo anticiclónico en las cercanías de Groenlandia, incluso ‘haciendo puente’ eventualmente con partes del norte europeo o el mismo Ártico, y provocando así un descenso del Chorro Polar y, con ello, de las borrascas y sus frentes asociados hacia los dominios de la península Ibérica.

Los modelos reflejan a medio plazo la presencia de una amplia región de bajas presiones en el Atlántico (imagen destacada arriba), lo que nos dejaría la entrada de frentes y un ambiente generalmente más fresco-frío respecto a la media en muchas zonas.

Sin embargo, son cambios todavía muy lejos en el horizonte y deben ser tomados con mucha precaución dada su relativamente baja fiabilidad. Tampoco hay demasiadas garantías de que vaya a ser una inestabilidad demasiado duradera (en principio), sino quizás otro cambio de tiempo puntual como los que hemos tenido al inicio de este otoño.

No obstante, decimos ‘relativamente baja fiabilidad’ porque, a pesar de la lejanía, en realidad hay cierta unanimidad entre la amplia mayoría de modelos meteorológicos, indicando (e insistiendo) en que el regreso de la lluvia a muchas zonas podría tener lugar en fechas próximas al 18-20 de octubre.

Pero insistimos: todavía es pronto como para confirmar y conviene no aventurarse a especular con demasiada seguridad. Hay que esperar. Primero habrá que ver si esta hipotética borrasca llega a acercarse lo suficiente a la península, o bien si sólo queda frente a ella sin afectarnos, como ha sucedido otras veces… .

Es imposible poder concretar aún, aunque sí podemos empezar a creer en -al menos- una segunda mitad del mes algo más interesante a nivel general, con la llegada de posibles cambios desde el Atlántico y un patrón meteorológico más ‘movido’ en más zonas del país y no sólo en las regiones del norte como hasta ahora.

Veremos de qué manera se materializa todo finalmente (si es que lo hace). Vamos a estar pendientes en próximas publicaciones.

 

Puedes seguirnos a través de nuestra cuenta de twitter (@MeteoIberiaEs) y en facebook (MeteoIberiaEs), donde podrás enterarte al momento cada vez que publiquemos.

eltiempo@meteoiberia.es


  •  
  •  
  •  
  •  

COMENTA ESTA NOTICIA

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí