El paso de una pequeña borrasca por el oeste peninsular con ciertas propiedades subtropicales, ha dejado una sorprendente estructura de ojo a la altura de Lisboa, que incluso asociaba vientos muy fuertes en poblaciones portuguesas como Cascais, muy cerca del ojo de este sistema.

Vídeo: Manuel Mesquitella

COMENTA ESTA NOTICIA

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí