Cómo fotografiar el paso de la Estación Espacial Internacional

0

Cada día, la Estación Espacial Internacional (ISS en inglés, International Space Station) sobrevuela amplias zonas del planeta durante las ¡15 vueltas diarias! que realiza alrededor del mundo. Sin embargo, sólo en ciertas ocasiones es realmente visible a simple vista, por lo que siempre hay que estar preparados para fotografiarla.

La Estación Espacial Internacional es un centro de investigaciones que orbita alrededor de la Tierra a unos 400 km de altura, y está tripulado por unos 6 astronautas que realizan constantes experimentos en condiciones de ingravidez.

Se trata de ‘el objeto más grande que se haya enviado jamás al espacio’; así lo define la Agencia Espacial Europea. Y es que este enorme complejo de investigaciones en órbita viaja a una velocidad de ¡27.700 km/h!, aunque la sensación que percibimos es de que su velocidad es mucho menor al situarse tan lejos respecto a la superficie terrestre.

Su recorrido a través del cielo es observable en forma de un destacado destello de luz moviéndose con rapidez, pero mucho más despacio que una estrella fugaz. Dura varios minutos, por lo que siempre podemos disfrutar y fotografiar este evento con tranquilidad.

Para que nos hagamos una idea, es parecido al paso de un avión, pero sin las luces rojas parpadeantes de posición.

¿CÓMO FOTOGRAFIARLO?

El paso de la Estación Espacial Internacional puede llegar a verse a simple vista, a diferencia de otros muchos eventos astronómicos que se anuncian en los medios de comunicación y que realmente apenas suelen ser visibles para aquellos que cuentan con buenos equipos de observación y seguimiento.

En este caso, la gran luz que refleja la Estación Espacial es claramente visible por todos los mortales desde el suelo, resaltando su destello incluso más intenso que muchas estrellas comunes del cielo de nuestro hemisferio.

Fotografiar su paso es muy fácil. Basta con hacer una foto de larga exposición con tu cámara digital/réflex (DSLR), siempre en modo manual para poder asignarle la cantidad de segundos en que estará abierto el obturador, y ajustando el ISO o la apertura del diafragma para que la foto no salga muy sobreexpuesta debido a la gran cantidad de luz que entrará al sensor de la cámara durante todo el tiempo en que tomamos la foto.

Realiza algunas pruebas antes de todo y asegúrate de que en la foto final está bien enfocado e iluminado el cielo y el entorno en el que estás (ya sea un paisaje urbano o natural), si es que has cogido algo de referencia.

Asegúrate, por tanto, de que las estrellas sean bien visibles o -como mínimo- que se vean, aunque siempre en postproducción podemos mejorar esos detalles de iluminación aplicando más exposición y nitidez en el cielo.

Todo ello, con la ayuda de un trípode a la hora de tomar la foto para evitar cualquier tipo de vibración al tocar la cámara, pues la imagen final podría salir movida y, por tanto, borrosa.

Si por ejemplo le asignamos 30 segundos de exposición, lo que veremos en la foto resultante es el trazo de luz que ha realizado el paso de la Estación Espacial Internacional durante esos 30 segundos a través del cielo; sería algo parecido a las fotografías mostradas este artículo.

A pesar de ser un hecho muy frecuente, ¡es una experiencia bastante curiosa!, tanto para los más peques como para cualquier adulto. ¡Suerte con las fotos y a disfrutar!

¡Comenta esta noticia!

Please enter your comment!
Please enter your name here