•  
  •  
  •  
  •  

Octubre es un mes de cambios muy contundentes a medida que nos adentramos en la nueva estación, con la llegada definitiva del otoño a muchas zonas en forma de ambiente frío y húmedo, días cada vez más cortos y el regreso al horario de invierno.

Aunque el inicio del mes nos está dejando un poco de todo en según qué zonas, y todavía jornadas de temperaturas calurosas en las regiones del sur (máximas de 30-35ºC), no hay que negar que octubre es un mes en el que el otoño suele imponerse ya de manera más rotunda que septiembre.

Los cambios eventuales -aunque muy bruscos en algunos casos- durante el mes de septiembre, se hacen mucho más notorios a lo largo de octubre con claros signos de inestabilidad atmosférica en gran parte de las altitudes medias por primera vez tras el monótono verano.

Gran amplitud térmica

Como es propio del otoño (y también de primavera), la diferencia de temperaturas entre el amanecer y las horas centrales del día es muy significativa, comenzando la mañana con valores de apenas 10, 12 ó 14ºC, y superando los 25, 28 y hasta 30/32ºC durante la tarde en las zonas más cálidas.

Este hecho lleva a sufrir los primeros catarros de la temporada a muchas personas y a la gran duda diaria de qué ponerse antes de salir de casa, lo que también, a su vez, obliga a consultar bastante la información del tiempo.

La ‘operación cebolla‘; salimos de casa por la mañana abrigados por el frío de primeras horas del día y vamos quitándonos capas de ropa hasta llegar al mediodía, momento en el que en algunas zonas podemos llegar a estar en manga corta.

Primeros frentes serios de la temporada

Unido a esa llegada más evidente del otoño durante este mes, se produce la entrada de los primeros frentes importantes de la temporada desde el Atlántico, con precipitaciones que suelen extenderse de manera más homogénea y generalizada a lo largo del mes en la península, junto a temperaturas más desapacibles.

Y es que nos suelen llegar masas de aire cada vez más frías desde latitudes superiores, a medida que el chorro polar desciende al sur, bien sea de manera brusca y prolongada, o de forma eventual con pronunciadas vaguadas que dejan episodios de abundante inestabilidad y ambiente muy fresco o incluso frío.

Primeras nevadas en zonas montañosas

Fruto de la llegada a la península de masas de aire mucho más frías desde el Atlántico norte, la nieve poco a poco comienza a caer en montaña durante octubre, así como en otras muchas zonas del hemisferio a medida que el invierno va ganando terreno más al sur a través de las grandes superficies continentales, como Norteamérica y Eurasia.

‘DANAs’ y lluvias torrenciales mediterráneas

Precisamente estos episodios momentáneos de acusada inestabilidad en la península mencionados anteriormente, frecuentemente vienen protagonizados por lo que en meteorología conocemos con el nombre de DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos).

Se trata de embolsamientos de aire frío en altura que se ‘desprenden’ de la circulación general de latitudes polares, y quedan aisladas más al sur durante varios días, cerca de la península, permitiendo un tiempo potencialmente inestable y peligroso en algunas zonas de orografía particular, como es el caso del este peninsular.

A este fenómeno se le conoce más popularmente con el término de ‘gota fría’ en las regiones mediterráneas, ya que es justo allí donde dichas situaciones pueden llegar a tener un gran impacto en daños.

Se dan unas condiciones en las que aire muy frío sobrevuela un mar Mediterráneo todavía muy cálido en otoño tras el verano, unido a la abrupta orografía característica de las costas orientales de la península, que facilitan lluvias torrenciales y un gran riesgo para la población de la zona, debido a las crecidas repentinas en ríos, barrancos y ramblas.

1 hora menos de luz y cambio de horario

También es un mes en el que seguimos perdiendo luz solar día tras día hasta el mes de diciembre, de modo que este octubre perdemos otra hora más de luz solar entre el día 1 y el 31. Concretamente algo más de 1 hora y 15 minutos en las latitudes de la península Ibérica, lo cual es muy relevante.

Además, como cada año, el último domingo del mes (25 de octubre) se realizará el cambio de hora hacia el horario de invierno, retrasando 1 hora los relojes: a las 03:00h de la madrugada del sábado-domingo habrá que poner los relojes en las 02:00h.

Antes del cambio de horario, el amanecer se producirá a eso de las 8:34h aproximadamente (casi a las 9:00am en el oeste peninsular!), lo cual es bastante tarde respecto al resto de Europa, y una de las razones por las que cambiar el horario en este momento del año, al margen de que podamos estar o no de acuerdo con el supuesto ahorro energético que -dicen- supone.

En el caso del atardecer, antes del cambio de horario se producirá sobre las 19:20h de la tarde, mientras que tras el cambio de horario lo hará una hora antes, a las 18:20h. Con esa sensación de anochecer tan temprano será entonces cuando de verdad notaremos los días mucho más cortos.

 

Puedes seguirnos a través de nuestra cuenta de twitter (@MeteoIberiaEs) y en facebook (MeteoIberiaEs), donde podrás enterarte al momento cada vez que publiquemos.

eltiempo@meteoiberia.es


  •  
  •  
  •  
  •  

COMENTA ESTA NOTICIA

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí