En Suecia, las bajísimas temperaturas del invierno provocan la formación de importantes acumulaciones de hielo sobre la superficie de las palas de los aerogeneradores ubicados a lo largo y ancho del país.

Tanto peso del hielo en ellas puede provocar que las turbinas se detengan. ¿Qué hacen para solucionarlo? Usar helicópteros para rociar las palas con -según algunas fuentes- simple ‘agua caliente’, aunque fácilmente podría tratarse realmente de algún líquido especial, parecido al que echan en las alas de los aviones para evitar el hielo.

Imagen: nyteknik.se

¡Comenta esta noticia!

Please enter your comment!
Please enter your name here